Menu
Actividades y juegos / Ecomaternidad / Recetas

Receta plastilina casera para bebés. No tóxica y biodegladable.

Ayer estuvimos jugando con plastilina, pero no cualquiera, la hicimos (bueno, la hice yo) en casa. Una receta de plastilina casera, apta para bebés, no tóxica y biodegradable. Cualquier masa modelable es una actividad divertida para hacer con los peques, incluso a mi, que ya tengo unos añitos, me encanta jugar y manosear la plastilina. Estuve buscando distintas recetas y por fin di con una que me pareció lo más natural posible y sin ningún riesgo por si T se la llevaba a la boca (que obviamente con un bebé de 9 meses es lo normal). ¿Queréis saber cómo lo hicimos? Pues os cuento todos los detalles:

Ingredientes

Para hacer esta plastilina casera solo se necesitan tres ingredientes. Tiempo de preparación total: 10 minutos.

  • 200 gramos de harina de repostería
  • 100 ml de agua templada
  • Colorante alimenticio

La harina es un ingrediente que se puede encontrar fácilmente en envases de papel, no lleva plástico por lo que es perfecta para una casa sin plástico. El agua, del grifo, tampoco lleva envase. Lo más problemático son los colorantes alimenticios (se podría hacer la masa sin ellos si no le quieres poner color). Yo utilicé estos de Dr. Oetker porque los tengo en casa desde no se ni cuando, pero vienen en unos tubitos de plástico. Pero he estado haciendo una búsqueda rápida y se pueden encontrar perfectamente en envases de cristal o aluminio, por ejemplo estos . Otra opción es utilizar colorantes naturales como el zumo de remolacha, el azafrán…

Preparación

Colocamos en un bol grande la harina y el agua y con una espátula comenzamos a mezclar la masa. Al principio es una masa pegajosa pero conforme se van mezclando los dos ingredientes la masa empieza a coger consistencia. Después de unos minutos podemos dejar la espátula y comenzar a amasar con las manos, al principio se te pegará a las manos pero sigue insistiendo, durante al menos 5 minutos, y conseguirás una masa perfecta.

Insisto en lo del amasado durante 5 minutos porque al principio puede parecer que la masa es super pegajosa y no va a mejorar, pero sí, lo hace. Si os queda demasiado dura podéis añadir un pelín de agua, si os queda demasiado pegajosa podéis añadir un pelín de harina para ir compensando.

Amasamos la harina y el agua en un bol con ayuda de una espátula
Hasta conseguir una masa manejable y no pegajosa

Cuando tenemos la masa la dividimos en tantas bolas como colores queramos, en mi caso hice tres bolas para tres colores diferentes. A continuación hacemos un pequeño hoyo en el medio de la bola con los dedos y colocamos un poco de colorante alimenticio. Ahora comenzamos a amasar para que el colorante se distribuya por toda la masa. De nuevo te recomiendo amasar durante al menos 5 minutos para que el color se mezcle bien. 

Hacemos un hoyito y colocamos el colorante
Cerramos la bola dejando el colorante en el interior y amasamos

Se consigue una masa modelable, resistente y muy similar a la plastilina comercial. La masa se puede separar, unir y mezclar entre ella. Para unirla debe tener un puntito de humedad, si no lo conseguís, solo hay que mojarse el dedo en un poquito de agua y humedecer la masa. 

Se puede jugar con ella a amasarla, estirarla, romperla y volverla a unir, o a hacer pequeñas figuras como con la plastilina normal. Mientras T jugaba yo hice este pequeño caracol (se puede mejorar, lo se XD). Eso sí, si trabajáis esta actividad con bebés muy pequeños os recomiendo estar muy pendientes (como todo), aunque no es tóxica y no pasa nada si accidentalmente se come un poquito, es mejor estar pendiente para intentar que no se lo coma, sobre todo si haceis BLW como en nuestro caso, que todo lo que tiene esta textura se lo quiere literalmente comer. 

Conservación

Al tratarse de una masa compuesta de harina y agua si la dejamos al aire, más ahora en verano, se va a secar relativamente rápido si dejamos de jugar con ella. No pasa nada, solo hay que humedecerse un poco las manos y volverla a amasar para conseguir de nuevo la consistencia perfecta.

Para conservar la masa de un día para otro ( o durante semanas), solo hay que guardarla en un tarro de cristal. De esta forma evitaremos que el agua se evapore y mantendrá la humedad y por tanto la textura adecuada.

Lo mejor de esta masa no es solo que se es una plastilina casera para bebés, sino que es natural y biodegradable 100% y si os cansáis de ella podéis echarla al compost (si tenéis) o a la basura orgánica sin ningún problema. Espero que os haya gustado esta receta, si queréis más podéis dejarme en los comentarios. Un abrazo para todos y todas, sed felices, nos vemos en las redes.

Facebook | Twitter | Instagram | Pinterest  | Youtube 

No Comments

    Leave a Reply